Saltear al contenido principal

Exposición temática de su obra gráfica y literaria sobre grabados, compuesta por unas 40 obras, mayormente de la producción que realizo en el Taller Experimental El Realejo, con algún grabado anterior de tamaño más pequeño. Presentada inicialmente en la Biblioteca María Moliner (UPM) de Madrid, paso seguidamente a la Sala de Exposiciones de El Carmen de La Victoria (UGR), Sala Municipal El Portón de Collado Villalba y Sala de Exposiciones Municipal de Arjona, Jaen.

La exposición que se presenta de Francisco Izquierdo da especial protagonismo al grabado calcográfico en homenaje al nombre de quien va unido al panorama artístico en un procedimiento que se desarrolla en Granada con gran empuje y calidad. Es una muestra, en el sentido estricto del término, de su actividad en el grabado calcográfico que, aunque no tan prolífica como en los dibujos, es abundante en la calidad artística y tiene el interés de ser presente esta modalidad de su producción con carácter monográfico…

Pero su producción más intensa en el grabado calcográfico es la realizada una vez que se instala definitivamente en Granada. En 1987 entra a formar parte del grupo constituido como Taller Experimental de Grabado Realejo. Interviene tanto en la aportación de ideas y en las exposiciones que se van presentando como en la realización conjunta de suscripciones o carpetas de grabado. Diseña algunos catálogos y el texto de algunas de las ediciones del Taller; especialmente bellos son los textos de El curso de los meses, 1993. La estampa Abril con la que participa en esa carpeta es de una gran delicadeza recordando a muchos de sus dibujos de líneas finas y precisas, muy identificables como suyas.

Un ejemplo claro de sus dotes para dejar constancia de su ironía sobre los grupos sociales, es su estampa La romería de los cornudos, para la carpeta de grabados “Retablillo lorquiano” de 1998, donde interpreta magistralmente la obra de Lorca. En el aguafuerte El circo, 1980 los personajes son gente con rasgos de bondad y, sin ironía, nos hacen sonreír.  Los Primeros ocres del otoño 1996, de la carpeta “Las Alpujarras-Sierra Nevada” es de una sabia resolución, de aguafuerte y aguatinta, en las arboledas doradas.              

Cayetano Aníbal

Volver arriba